Por Marketing En Noticias No hay comentarios

Aunque pueda parecer una contradicción las líneas horizontales rígidas están llenas de ventajas y superan con creces a las flexibles, porque, técnicamente, son mucho mejores. Es cierto que son más caras, pero, como ves, la libertad que aportan unas y otra es muy diferente: Las horizontales no generan flexión con el impacto, los perfiles no provocan el efecto multiplicador del cable, admiten el anclaje simultaneo de varias personas y permiten realizar, con pocas modificaciones, trabajos en suspensión. Y sin olvidarnos de que muchos arquitect@s prefieren este tipo de líneas para el mantenimiento de edificios por razones estéticas.
Así que queda demostrado que con una línea de vida horizontal rígida podemos disfrutar de una gran flexibilidad de movimientos a la hora de trabajar.